¿Cómo decidimos cuándo hacer una app o versión “mobile” de nuestra web?

Desarrollo
8 marzo, 2016
Por EasyMarketing

Hay varias maneras de mostrar contenido de una empresa a través de los dispositivos, existen las web responsive, la web mobile y las app. ¡Conócelas!

web responsive

Hoy en día contamos con muchísimos dispositivos a la hora de consultar Internet, como puede ser el ordenador de sobremesa, el portátil, la tablet o el móvil. Gracias a la versatilidad que existe podemos llevar esos dispositivos con nosotros y consultarlos cuando lo deseemos, por ejemplo en el metro, por la calle o mientras estamos comprando.

Justamente por eso, por la variedad que hay, las empresas poco a poco empiezan a crear webs adaptadas a estas nuevas pantallas para que su página se vea bien en todos ellos, también conocido como “Responsive design”.

Pero hay varias maneras de mostrar contenido de una empresa a través de los dispositivos, puede ser mediante una app que los usuarios se descarguen o bien creando una versión web distinta para el móvil. ¿Cuál es la mejor opción de las dos?

¿App o versión “mobile”?

A estas alturas todos tenemos en mente que el futuro es móvil y por este motivo toda web debe ser responsive. Sin duda si no hubiera limitaciones de tiempo o de presupuesto lo ideal para una empresa sería implementar una de estas dos versiones: crear una web mobile o la creación de una app.

  • Web responsive: Correcta visualización de una web en los diferentes soportes. Imprescindible que todas las webs actuales sean responsive.
  • Sitio web móvil: esta opción consiste en adaptar el diseño de la web a la pantalla de un dispositivo móvil. Para acceder se entraría a través del navegador y sería diferente a la web de ordenador.
  • App móvil: una app es una aplicación que nosotros tenemos que descargar en nuestro dispositivo, al hacerlo consume espacio en él y para distribuirla dependemos de los canales que hay y de las condiciones que ponen, como es la app store en el caso de Apple o el play store en el caso de Android.

A la hora de decidirnos debemos pensar en las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. Así, la app necesita ser descargada, ocupa espacio en el dispositivo y tiene que pasar el corte de los canales de distribución pero también ofrece una accesibilidad mayor, mayor capacidad y rendimiento mientras que la versión web móvil no necesita ser descargada y es mucho más barata y sencilla de actualizar por lo que elegir una u otra a veces depende más del uso que le vayan a dar los usuarios.

A través de un estudio de analytics podemos saber si nuestra página web recibe muchas visitas de usuarios a través de los diferentes dispositivos. Gracias a esta información determinaremos el volumen de usuarios que acceden a través de móvil, tablet o ordenador.

EasyMarkerting Autor